3/12/12

José Luis Meneses: "Por no tener plata iba a perder el brazo"

El accidente fue el 26 de marzo de 2011, como a las 8 de la noche. Estábamos en una fiesta en Santa Lucía y mi esposa y yo fuimos en la moto a comprar una botella de ron para continuar la fiesta. A mitad del camino perdí el control de la moto, me salí de la carretera y caímos a varios metros de la vía, en medio del monte. No había luz en ese tramo; iba a ser difícil que nos vieran. Al rato los amigos que estaban en la fiesta empezaron a extrañarse porque no aparecíamos y fueron a buscarnos; nos encontraron ya en la madrugada. Yo tenía el brazo fracturado y no lo podía mover; mi compañera tenía golpes en la cara.
Nos llevaron de urgencia para un CDI, y de allí nos trasladaron para Caracas, a ella para el hospital Pérez de León de Petare y a mí para el Pérez Carreño. Ahí había una cantidad de gente esperando para operarse por varias semanas, pero como lo mío era una emergencia me operaron primero y todos esos tipos empezaron a protestar porque yo acababa de llegar. Había gente esperando desde hacía meses, a otros ni siquiera le habían dado cama. Pero entré y me operaron la muñeca, que estaba dislocada; al día siguiente el jefe del Servicio se dio cuenta de que había otro problema, y era del plexo, porque no había movilidad en el brazo, no tenía sensibilidad.
Después de realizarme varios estudios descubrieron que el problema era que se había desprendido la raíz del nervio. Cuando se dieron cuenta de eso los tres especialistas dijeron que no podían hacer nada, que lo mejor era amputarme el brazo. No se sentían capaces de realizar esa operación.
Me mandaron a hacer terapia a ver si podía recuperar la movilidad del brazo, pero no lograba ningún avance.
Un día conocí a una doctora llamada Magaly Torrealba, que me dijo que sí podía operarme, en la clínica donde trabajaba, clínica y que eso me costaría entre 40 y 60 mil bolívares sólo la primera operación (debían ser varias). Conozco a un paciente aquí en La Habana que tiene la misma lesión que yo y lo han operado tres veces.
Duré casi un año sin poder mover el brazo. Mi mamá mandaba mensajes a la cuenta de twitter del Presidente (@chavezcandanga), hasta que un día me llamaron. Los cubanos me dijeron que sí pueden operarme. Que no quedará exactamente igual a como estaba antes, pero que sí voy a poder mover el brazo.
Después que fui a Miraflores esperé otros tres meses a que volvieran a llamarme, y me vine para Cuba; llegué el 2 de marzo de 2012. El 23 de mayo me operaron, después que me hicieron todos los estudios y estuve haciendo terapia preoperatoria. Me operó el doctor Rubén Beltrán, en el hospital Hermanos Ameijeiras. Me colocaron un alambre que me lo quitará después de un mes y me colocarán un aeroplano (un implemento que me mantiene el brazo levantado hasta la altura del pecho).
Desde la gente que limpia hasta los médicos que operan, Cuba es lo mejor que hay, lo mejor que me ha podido pasar. Si me hubiera quedado en Venezuela, como no tenía real, hubiera perdido el brazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada